Cómo hacer un ambientador casero

Como sabreis ultimamente han surgido noticias a cerca de la toxicidad de determinados ambientadores, pues os traigo una solución super sencilla, hacernos nuestro propio ambientador, que además de ser super sencillo puede llegar a ser muy barato.

Solo necesitaremos sal gruesa y una colonia que nos guste (de aquí lo de que pueda llegar a ser muy barato, dependerá de nuestros gustos colonieriles, si es que esa palabra existe O_o)






Primero tendreis que buscar un recipiente que os guste, o que quede decorativo para colocar la sal, medís la cantidad de sal que le cabrá (tampoco hace falta llenarlo hasta arriba) y pasais la sal a un cuenco o un plato donde tengais más sitio para poder removerlo sin problemas. Ahora toca ir echando poco a poco la colonia y removiendo con una cuchara para que la absorva bien la sal, si el recipiente definitivo va a ser transparente y os parece feota la sal blanca podeis añadirle colorante alimenticio antes de terminar de añadir la colonia. Cuando la sal ya tenga un aromilla un poco subido la pasamos al recipiente definitivo y ya habremos terminado.





Como veis, yo he escogido como recipiente una bombonera con tapa, así si me canso del olorcillo la tapo y arreglados.

Si veis que no os da todo el olor que quereis solo es cuestión de añadirle más colonia.

¿A que es sencillo?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hacer un traje de baturro en tiempo record

La portada de disco más brutal de la historia...