Portugal - Tercer día

Hola chicos/as

¿Qué tal han ido esas vacas/puente? Espero que esteis ahí todos, que paso lista, hum... Los zaragozanos, de vuelta al curro, pensad que al menos queda poco para el 1 de noviembre (y algunos se van a Portugal ¿eh? ¡que envidia!)

Bueno, prosigamos con el viaje a Portugal ¿eh?

El tercer día nos fuimos a ver los alrededores de Lisboa, vimos Sintra y el Cabo da Roca, la idea ver también Estoril y Cascais (daba tiempo) pero al final decidimos pasar más tiempo en Sintra... de hecho cenamos en Estoril pero no lo visitamos...

En Sintra lo que más merece la pena ver es el Palacio da Pena y el Convento dos Capuchos, y si podeis Monserrate (que no pudimos ver). Sobre Sintra esta el Castelo dos Mouros, que viene a ser la muralla del castillo, y en el mismo Sintra hay un Palacio Nacional, estos dos no los vimos porque yo ya los había visto y no me habían gustado...

Bueno, a lo que vamos, este es el Palacio da Pena:

Sintra

Está en lo alto de una montaña, se sube con coche, por una carretera bastante estrecha y con curvas, pero que han tenido el puntazo de hacerla de setido único, así no hay peligro de que le pase nada al coche...

El palacio es muy espectacular por fuera, por dentro es raro, de hecho los reyes que lo mandaron construir debían ser raros de narices, ahí va una foto del detalle de una puerta:

Sintra

¿a que es mono?

Lo mejor del Palacio, son los jardines, ¿qué digo jardines? bosque, está rodeado de un super bosque tremendo que empezaron a crear en el siglo XIX trayendo especies de todo el mundo, lo malo es que hay que andar para verlo, ya sabeis subemonte-bajamonte, pero merece la pena.

Os dejo un par de fotos más del palacio:

Sintra

Sintra

Esto es el Convento dos Capuchos:

Sintra

Sintra

Sintra

Tiene la peculiaridad de que está en mitad de la sierra, y que era un convento franciscano para tan solo ocho frailes y es tremendamente chiquitín, en la segunda foto, lo que se ve (con mi fantástico pulso para echar fotos sin flash) es el pasillo que da a las celdas esas puertecillas no están tomadas en perspectiva ni desde alto, realmente son bastante más bajitas que yo, son las entradas a las ocho habitaciones, y en ellas, te pongas como te pongas es imposible estar estirado, supongo que debian vivir y dormir sentados o arrodillados... parece mentira que en una sierra tan grande y con tanto espacio hiciesen un convento tan pequeño, supongo que estaban allí para meditar o hacer penitencia.

Bueno, y nos vamos al Cabo da Roca, el punto más occidental de toda Europa, con unas vistas de los acantilados dignos de un fondo de pantalla de windows... :)

Cabo da Roca

Cabo da Roca

Pues con esto y un bizcocho... hasta mañana (y ya veremos a qué hora)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hacer un traje de baturro en tiempo record

Cómo hacer un ambientador casero

La portada de disco más brutal de la historia...